¿Sabemos qué es la Dependencia Emocional?

La famosa dependencia emocional, tan temible tan incierta. ¿Sabemos en qué consiste realmente? ¿Sabemos identificarla?

Ni mis experiencias amorosas, ni el hecho de estudiar psicología terminan de aclararme qué es la dependencia emocional. Pero estoy segura de que psicólogos y no tan psicólogos andamos por la vida diagnosticándosela a diestro y siniestro.

A día de hoy convivo con el concepto de la dependencia emocional sabiendo que como toda idea social sufre de estereotipos y de distintos significados incluso dentro de la literatura científica. No obstante, convivo con el concepto de dependencia emocional que yo construyo. La auténtica forma de  enfocar libremente cualquier idea es que tu mente se apropie de ella, pues sería cuanto menos paradójico depender de un concepto estereotipado de dependencia emocional para poder comprenderla personalmente.

Esto no quiere decir que no estemos atentos a cómo piensen los demás, es más  necesitamos comprender cómo siente la otra persona y , sobretodo, necesitamos repensar juntos.

LA TAREA DE RECONOCER LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

En este punto, me gustaría que piense qué es para usted la dependencia emocional. Para ello podría hacerse diferentes preguntas como las siguientes. Y recuerde, cualquier pregunta que se plantee espontáneamente a sí mismo es igualmente una pregunta al respecto.

  • ¿Qué actitudes y sentimientos suponen para mí dependencia?
  • ¿Siento que otras personas dependen de mí? ¿Qué situaciones o actitudes me hacen pensarlo?
  • ¿Siento que yo dependo de otras personas? ¿Qué situaciones o actitudes me hacen pensarlo?
  • ¿Cómo me siento cuando creo que alguien depende de mí?
  • ¿Cómo me siento cuando creo que dependo de alguien?
  • ¿Me han dicho otras personas que soy dependiente? ¿Por qué me lo dicen?
  • ¿Es lo mismo necesitar que depender?
  • ¿Dónde están para mí los límites que inician una dependencia?

ALGUNAS TEORÍAS SOBRE LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

Todas las teoría parten de que la dependencia emocional se trata de un patrón persistente de necesidades emocionales insatisfechas que se intentan cubrir desadaptativamente con otras personas.  A continuación observe algunas descripciones y dimensiones relacionadas con la dependencia emocional. Repiense sobre su propia concepción  y pregúntese “¿cual me ayuda a entender mejor la dependencia emocional?”

La adicción al amor.

A poco que reflexionamos sobre la dependencia emocional podemos pensar en ella como en una  adicción amorosa con la dependencia emocional. Pensemos en una relación como la sustancia a la que se es adicto:

  • Necesidad irresistible (“craving”) de tener pareja y de estar con ella.
  • Priorización de la persona objeto de la adicción antes que cualquier otra actividad.
  • Constante preocupación por estar con ella en caso de no encontrarse presente (“dependencia”).
  • Sufrimiento que puede ser devastador en caso de ruptura (“abstinencia”) que causan depresión y ansiedad, pérdida aún mayor de autoestima, hostilidad, sensación de fracaso, etc.
  • Utilización de la adicción ( la persona de la que se depende) para compensar otras necesidades psicológicas.

El apego ansioso infantil

El famoso pionero en las teorías del apego, J.Bowlby, describe un tipo de relación especial del niño con la madre en la que el niño tiene un miedo constante a la separación de la madre. Se trata pues de un apego inseguro. Estos miedos surgen a causa de la constante historia de separaciones o bien de amenazas recurrentes de abandono.

La cuestión es que el apego ansioso en la infancia lleva con frecuencia problemas en la vida adulta con otras personas, como el  temor constante  a la pérdida de la figura vinculada.

Dependencia emocional en la terapia Gestalt

También en la Gestalt se explica la dependencia emocional desde unas primeras experiencias afectivas insatisfactorias. La persona que vive anclada en el pasado  cree que  suplirá estas carencias afectivas mediante los roles salvador-salvado, cuidador-cuidado, controlador-controlado. Al estar atrapada en su pasado no se produce el contacto con la otra persona en  el aquí y el ahora. La experiencia de la afectividad no puede ser ser un intercambio igualitario y recíproco porque se ha convertido en un medio para resolver las heridas abiertas de un pasado que se ha escapado para siempre.

Por tanto, la tarea de la terapia Gestalt para la dependencia emocional consiste en ayudar a la persona a responsabilizarse con la relación afectiva del presente.

La co-dependencia

La co-dependencia es un vínculo patológico con una persona que sufre alcoholismo u otra drogodependencia. En cierto modo la co-dependencia es la adicción a una persona y a sus problemas. La persona co-dependiente antepone la supuesta ayuda al adicto a sus necesidades propias y esta desigualdad en la relación le hace sentir  víctima. Al final, a pesar de todo el esfuerzo y el sufrimiento, la co-dependencia no hace más que preservar la adicción.

No cabe duda de la afinidad entre los conceptos planteados aún sin un consenso total en lo que la dependencia emocional es. Pero lo importante es la comprensión de nuestra situación particular y  única. No obstante, ante esta difícil tarea puede hacerse deseable e incluso necesario un seguimiento psicoterapéutico que a nadie debe avergonzar, pues se trata de otra herramienta más, potente y maravillosa.

RECOMENDACIONES LITERARIAS

Si en efecto está preocupado por estar sufriendo algún tipo de dependencia emocional o sencillamente tiene interés por el tema, le recomiendo a continuación fantásticos libros de psicología que pueden ayudarle a  seguir conociéndose.

La separación afectiva  de J Bowlby.

El coraje de ser tú misma de Sue Petton Thoele.

Desapegarse sin anestesia: Cómo fortalecer la independencia emocional de Walter Riso.

¿Amar o depender?: Cómo superar el apego afectivo y hacer del amor una experiencia plena y saludable de Walter Riso.

La codependencia : qué es, de dónde procede, cómo sabotea nuestras vidas : aprende a hacerle frente de Pia Mellody.

Codependencia: La dependencia controladora, la dependencia sumisa de Dorothy May.
Autora del artículo Marta Hens Fernández.
Prácticum de Psicología de la Universidad de Granada. 2019
Centro María Zambrano. 

No hay comentarios.

Agregar comentario