Suelta, Soltera y Feliz.

Nos estamos acercando a una de las fechas más críticas para los solteros: San Valentín. Y es que las personas que no tenemos pareja optamos por otras opciones para celebrarlo: salir con las amigas y amigos de fiesta, o quedarnos en casa viendo Netflix:-)

Realmente es un día para celebrar el amor, aunque tendemos a considerar que solo lo pueden celebrar parejas, ya sean novios, casados, amigos especiales… tal vez porque así nos lo están haciendo ver las empresas que hacen de este día un negocio. ¿Es que los solteros no tenemos derecho a celebrar el amor?

La sociedad nos ha enseñado que necesitamos tener una pareja a nuestro lado para ser felices. Las películas, la series, los libros… todas hacen mención a un amor romántico, a veces bastante predecible, que en la vida real cuesta creer que pase de verdad. Incluso en películas o series que no tienen nada que ver con la temática amorosa, meten escenas románticas. Vivimos en una constante sobrecarga amorosa que nos hace soñar “a lo grande” ¿Por qué no puede mi amor platónico ponerse a cantar debajo de la ventana con un ramo de flores? ¿Por qué no tengo un novio que me pueda dar una vuelta en su jet privado? Por desgracia, si nos dejamos llevar por estos pensamientos, acabaremos decepcionándonos cuando la vida real se ponga enfrente de nosotros y nos diga que estas cosas no pasan.

Muchas veces pensamos que por estar solteros somos menos felices, que no estamos expuestos a sensaciones positivas, que no recibimos ni damos amor. Por el contrario, hay gente que piensa que los solteros tienen mejor vida, que son más libres y tienen menos problemas.

A raíz de esto, investigué un poco y encontré un estudio que precisamente contesta a la gran pregunta ¿los solteros son más infelices? La investigación se llevó a cabo por la Universidad de Aukland, en Nueva Zelanda. Entrevistaron a más de 4.000 adultos en dos ocasiones y con un año de diferencia. Una de las conclusiones fue que las personas que mantienen buenas relaciones con sus amigos y familiares no se muestran más tristes que los que no tienen pareja, ya que pueden centrarse en aspectos positivos estas relaciones. Al contrario, las personas que no mantienen una buena relación y que suelen discutir y tener conflictos con sus familiares y amigos, sí que sienten esa necesidad de tener pareja.

Girme et. al. (2015), autores de este estudio, establecen que las relaciones de pareja no son las únicas que pueden lograr que el ser humano sea feliz, sino que gracias a la familia y las amistades, se puede producir una sensación similar.

Una vez aclarada esta cuestión, podemos analizar las partes positivas de no tener pareja o estar “solos”:

  • Dispones de más tiempo para conocerte a ti mismo: estar solo te ofrece la posibilidad de centrarte en tus problemas y resolverlos, así como madurar y crecer como persona.
  • Puedes centrarte en cumplir tus sueños y en tus metas personales: disponemos de tiempo para llevar a cabo un autodescubrimiento y definir “a dónde deseamos llegar o qué queremos alcanzar”.
  • El no estar disfrutando de una relación de pareja nos supone uno de los mejores momentos para hacer lo que nos gusta, ya que disponemos de más energías para concentrarnos en nosotros. Muchas veces cunado estamos en una relación, nos centramos más en satisfacer las necesidades de la otra persona antes que nuestras propias necesidades.
  • Es el mejor momento para descubrir nuestras fortalezas y aprender a querernos a nosotros mismos. Aprovecha esta etapa para aumentar y trabajar tu autoestima, y sacar la belleza de tu interior. Se puede ser feliz sin tener pareja ni esperando a que esta llegue. Se puede ser feliz en soledad.
  • Y, ¿por qué no? Puedes conocer a más gente, puedes tontear, puedes disfrutar, sin ningún tipo de compromiso.

Está claro que ciertas cuestiones anteriores se pueden realizar estando en pareja, pero siempre podemos aprovechar las situaciones de soledad, porque la soledad solo supone algo negativo si nosotros lo consideramos de esta manera. Puede ser una situación buena de la cual sacar provecho.

Para concluir, recomiendo un libro que rompe con todos los estereotipos hacia las mujeres y habla de que vivir solas no es estar solas. Este libro se llama Solas: gozos y sombras de una manera de vivir, de Carmen Alborch.

Artículo realizado por: Teresa Méndez Salcedo.
                                         Practicum de Psicología 2019.
                                         Centro María Zambrano.

Referencias:

  • Girme, Y. U., Overall, N. C., Faingataa, S., & Sibley, C. G. (2016). Happily Single: The Link Between Relationship Status and Well-Being Depends on Avoidance and Approach Social Goals. Social Psychological and Personality Science, 7(2), 122–130. https://doi.org/10.1177/1948550615599828

 

No hay comentarios.

Agregar comentario