Mediación Familiar

Mediación Familiar

La MEDIACIÓN FAMILIAR es una forma de afrontar las situaciones de crisis originadas en el seno de la familia. Con la mediación familiar se pretende evitar un deterioro emocional y enfrentamiento judicial llegando a soluciones pactadas, satisfactorias y no traumáticas en unos momentos difíciles con el asesoramiento profesional adecuado en el que la pareja, los hijos y todos los afectados en el proceso, son los protagonistas y los que tienen que decidir con el apoyo y el asesoramiento de los profesionales.

En el proceso, un equipo profesional cualificado, independiente e imparcial, especialmente formado en la resolución de conflictos, ayudará a las partes a buscar soluciones pactadas, posibles y que les permitan gestionar los intereses comunes después de la separación familiar. Psicologos, abogados, trabajadores sociales y educadores sociales, tratarán de forma colegiada preparar con el asesoramiento adecuado al caso, alcanzar un convenio satisfactorio para las partes: pareja, padres, hijos, familiares; desde el diálogo, desde el acercamiento a puntos de unión, considerando el interés mayor a proteger: el de los hijos; evitando situaciones de angustias en todas sus facetas: en relación a los hijos, cuidados sociales, educativos; atenciones económicas; en relación a la familia y a la división del patrimonio ante la nueva situación que se ha producido.

 

La Ley 1/2009, de 27 de febrero, reguladora de la Mediación Familiar en la Comunidad Autónoma de Andalucía (BOJA núm. 50 de 13 de marzo 2009) se adelantó a lo que la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil operada por el Real Decreto-Ley 5/2012, de 5 de marzo de mediación en asuntos civiles y mercantiles, fue introduciendo paulativamente.

El marco que existe actualmente facilita la comunicación entre la pareja; ofrece una posibilidad que si bien antes, via los procedimientos de mutuo acuerdo, se podría utilizar; con el actual marco legislativo, favorece el alcance de acuerdos basados en el dialogo, la comunicación, el ejercicio de la responsabilidad en aras a la solución de una situación que no tiene por qué ser traumática.