Soy Érika, Graduada en psicología, por la universidad de Granada. Soy titulada del máster de psicología general sanitaria, y me he formado en Programación neurolingüística (PNL) en Barcelona.

Mis prácticas de la carrera me llevaron a trabajar con uno de los mejores psiquiatras, Don José Salama Benatar, mi maestro, en su consulta privada, consulta psicosomática del doctor Salama (Málaga). Con él aprendí el arte de la terapia, de acompañar a una persona en su proceso de recuperación y lo complejo, pero a la vez, maravilloso que es este, nuestro trabajo como terapeutas. Aprendí a trabajar no sólo con técnicas cognitivo-conductuales, sino que me abrió un mundo de posibilidades en cuanto a la terapia y al paciente. Él me inició en el mundo de la hipnosis, PNL, bioenergética, constelaciones familiares… Un mundo de herramientas con las que poder ayudar a mis futuros pacientes.

Tras mi paso de aproximadamente 3 años con José, empecé a colaborar con el centro sanitario de psicología de Alhendín, en el que llevo 2 años, del cual soy socia junto a la directora y psicóloga Raquel Fernández Moras.
Además de mi paso por estos dos centros, he trabajado para la Obra social del Padre Manjón, junto con servicios sociales de menores. El trabajo con los pequeños y sus familias me llevaron a conocer el gran vacío terapéutico que hay en la terapia infantil y quise formarme en psicología infanto-juvenil, y con quién mejor que con María Artacho.

Además de mi pasión por la psicología, invierto mi tiempo libre en hacer deporte, pasar tiempo con mi familia y hacer actividades con mis amigos.