Maria Artacho Sánchez y Adela García Molina, son dos emprendedoras, dos creativas. Una  parió el Centro María Zambrano y otra el Centro Mayam.

Ambas han recibido formación en psicología, psicoterapia, Gestalt, tratamiento del trauma, abusos sexuales... y llevan años de práctica profesional.

Ambas son unas apasionadas de los arboles, de los Gimkos y los Ficus, por su capacidad de resilencia y de autoapoyo.

Y ahora ofrecen juntas un espacio sanador para menores, un tratamiento especial infarto-juvenil, en Málaga.